domingo, 16 de agosto de 2015

LA CORTA VIDA DE UN DISCIPULO DEL MAL, COSECHAMOS LO QUE SEMBRAMOS.


Apartete del mal y haz el bien, y tendrás morada para siempre. Porque el SEÑOR ama la justicia, y no abandona a sus santos: ellos son preservados para siempre, pero la descendencia de los malvados sera exterminada. (Sal 37;27-28)


Era el ultimo dia del mes de abril de 2012. La respuesta de ella fue fría, vacía de preocupación o de dolor. 
- "Si está con alguna mujer, ya va a llegar; si está preso, ha de estar en las bartolinas; y si están muertos, están en la tierra"
así le dijo Jenny Corado a Julia Patricia Gaytán cuando esta última le preguntó si sabía algo de su marido, Marvin Antonio Martínez Corado, desaparecido desde el 4 de abril.

La actitud de Jenny contrastó con la de cualquier hermana a quien se le ha desaparecido algún pariente. Ella y Marvin eran hermanos y este último era cuñado de Borromeo Henríquez Solórzano alias El Diablo, identificado como principal cabecilla de la mara Salvatrucha en el país.
Marvin y Julia Patricia, según autoridades y expedientes judiciales y policiales, vivían en una colonia en Cuscatancingo, sobre la calle a Mariona. Ambos habían procreado tres hijas. Sin embargo, Marvin tenía otras mujeres con hijos. Al parecer, Julia Patricia estaba consciente de ello, de acuerdo con las mismos documentos.
Días después de que Jenny diera aquella respuesta despreocupada por la desaparición de Marvin y de una de sus mujeres, una que recién acababa de dar a luz a una niña, la mujer de El Diablo llegó nuevamente a la colonia El Conacaste. Julia Patricia le volvió a preguntar si sabía algo de su marido.
Esta vez la respuesta que obtuvo fue diferente. Con la autoridad que en el ámbito de las pandillas confiere ser la mujer del cabecilla nacional, Jenny llamó a un marero que estaba cerca:
- "Mirá, ¿has visto a Marvin?", preguntó. El pandillero se limitó a responder:
- "Vos sabés en lo que andaba".
Tras esa respuesta, Jenny le dijo a Julia:
- "Vámonos, ya están muertos".
Al decir ya están muertos, Jenny se refería a Marvin, su hermano, y a la otra mujer de éste, una joven de 19 años que hacía 15 días había dado a luz una bebé cuyo padre era Marvin.
A Marvin lo apodaban "Delincuente". Según documentos policiales, era el palabrero de la clica Centrales Locos Salvatruchos (CLS), pero también era un gatillero de los de más confianza de la MS junto a otros dos hermanos que viven en Las Margaritas.

El 4 de abril, Marvin y su otra mujer salieron a una playa llevando consigo a Darlyn, la bebé recién nacida. Eso es lo que dicen algunos parientes. Después de esto, ya no los volvieron a ver.
Dos semanas después de que Marvin desapareciera, ya para el 17 de abril de 2012, Jenny Corado Portillo se presentó, junto a dos mareros más, a la casa de Julia Patricia. 
- "Venimos a traer las cosas del homeboy", le dijeron. 
Entre esas cosas que se llevarían estaba un pick up Toyota Tacoma, año 2003, placas P 4-059, cuya tarjeta de circulación estaba a nombre de Julia Patricia Gaytán.

Porque el violento tendrá su fin, el escarnecedor será acabado y serán cortados todos los que se desvelan por hacer el mal; Isaias 29:20.


Ella se resistió a entregar el auto, pero luego pensó que aquellos pandilleros o Jenny podrían hacerle daño a ella o a sus hijas, bien en el momento o bien después; y accedió.
De acuerdo con fuentes policiales, por la desaparición de Marvin y su otra mujer no hubo denuncia por parte de sus familiares. No hubo búsqueda en delegaciones policiales, ni en hospitales, ni en la morgue judicial. Las fuentes afirman que la desaparición de ambos, con antecedentes judiciales, y miembros de la MS, fue ordenada desde el penal de Ciudad Barrios, debido a que había resistencia del ahora desaparecido, a ajustarse a las disposiciones para obedecer ordenes.
Trece meses han pasado desde que Marvin no aparece ni vivo ni muerto. La Policía y sus parientes tampoco los han buscado.
"Porque Dios pagará a cada uno según lo que merezcan sus obras. Él dará vida eterna a los que, preservando en la buenas obras, buscan gloria, honor e inmortalidad. Pero los que por egoísmo rechazan la verdad para aferrarse a la maldad, recibirán el castigo de Dios." (Rom, 2:6-10)


Hay leyes físicas que no podemos negar su existencia, por ejemplo la ley de la gravedad "todo lo que sube tiene que bajar"; la ley de la acción y reacción "Si una fuerza actúa sobre un cuerpo, este reacciona con otra fuerza de igual valor y dirección pero en sentido contrario". Así también hay leyes espirituales que no podemos evadir; por ejemplo La Siembra y la Cosecha: La Biblia nos recuerda que Dios dará a cada uno lo que merece y seremos juzgados por el Señor. El mal genera mal, y quien hace mal, mal recoge. Esto es tan cierto como la leyes fisicas que he mencionado, cosechamos lo que sembramos.

lee tembién:
http://tocadoxjesus.blogspot.com/2013/09/tus-pecados-te-alcanzaran-consecuencia.html
http://tocadoxjesus.blogspot.com/2015/02/mataron-la-reina.html