sábado, 21 de febrero de 2015

MATARON A LA REINA

Gaby Trejo fue reina de Atiquizaya entre el 2011-2012 cuando tenia 17 años. Su madre la describe como coqueta y bella pero desobediente. 

Era un 23 de mayo de 2013, cuando capturaron, por primera vez, a la exreina de Atiquizaya, en esa ocasión también arrestaron a Erick Jonathan Martínez Flores, cabecilla de la mara Salvatrucha del vecino municipio de Turín. Prácticamente, desde ese día, Gabriela Karina ya no pudo ocultar su relación con la pandilla MS-13.
Su madre, Blanca Trejo, una costurera, está consciente de que su hija andaba con malas compañías. Sin embargo, no cree que las malas andanzas de su hija la llevaran a comercializar droga o robarse un vehículo, como lo afirma el inspector Leiva y, además, está plasmado en una ficha policial a la que El Diario de Hoy tuvo acceso.
Para Blanca, aquel arresto fue un mal entendido, una confusión; aunque con evidente pesar admite que su hija se le descarriló.
Gabriela Karina desapareció el 2 de enero. Salió de su casa como a las 4:30 de la tarde. Nadie le preguntó hacia dónde iba o cuándo regresaría. Desde hacía más de un año que la joven ya no daba razones a nadie. Simplemente salía de su casa, se ausentaba por días o semanas, luego volvía. No daba explicaciones; tampoco nadie se las pedía.
Corrige a tu hijo, y te dará descanso. Y dará alegría a tu alma. (Proverbios 29:17)
Ni Blanca ni nadie más de su familia echaron en falta a Gaby, porque ya se había vuelto costumbre que se ausentaba por unos días, luego volvía a casa, se quedaba un par de semanas y volvía a perderse.
"Era bien liberal. Se iba por días, luego regresaba. Cuando la aconsejábamos, se volvía a ir. Por eso no nos extrañó que no viniera", explicó la madre, mientras ojeaba una revista en la que su hija aparece con la corona y el cetro aquel día que ganó el reinado de Atiquizaya por mera simpatía.
Sin pistas del asesinato. Hace más de 15 días que el cadáver, putrefacto, de Gaby fue encontrado por la Policía, pero a pesar del tiempo transcurrido, aún no hay pistas, dice el jefe policial.
Blanca afirma que ella no sabe nada; solo sabe que su hija está muerta.



Estas historias se repiten cada dia con muchas jovencitas, que con su rebeldía han desconocido la autoridad de sus madres.
Castiga a tu hijo en tanto que hay esperanza; mas no se apresure tu alma para destruirlo. (Proverbios 19:18) RV 1960.
Hace 3 años mi prima "Angelina" fue citada a las oficinas de Medicina Legal de su localidad para que reconociera entre varias fotografías que le mostraron si el cadáver que ahí se encontraba pertenecía o no a su hija, mi sobrina, Melissa.
La historia muy idéntica, el cuerpo de una joven de 16 años, encontrada muerta, enterrada como desconocida por las autoridades, pero con los meses, las investigaciones llegaron a la conclusión que se trataba de la hija de "Angelina". Ella reconoció a su hija en las fotografías, dolida e indignada, decidió que su cadáver reposara en la fosa común del cementerio donde había sido enterrada.
"Mi hija, la malearon las amistades", se repetía siempre, jamas admitió que perdió toda autoridad ante su propia hija, desde que la niña tenia escasos 12 años.
Por tanto, pondréis estas mis palabras en tu corazón y en tu alma, y las atarás como señal en tu mano, y serán por frontales entre tus ojos. Y las enseñaras a tus hijos, hablando de ellas cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino, cuando te acuestes, y cuando te levantes. (Deuteronomio 11 :18-19) 
Padres no te canses de aconsejar a tus hijos, hijos obedezcan a sus padres porque eso agrada a DIOS.