viernes, 25 de julio de 2014

CONFIAS EN LA SEGURIDAD DE TUS BIENES?

“No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios, que te esfuerzo, yo te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia” (Isaias 41:10).

Cuando hay bonanza en nuestra vida y las cuantas del banco crecen conforme las ganancias de nuestro trabajo, entonces nos sentimos SEGUROS, confiados, felices y le encontramos sentido y sabor a la vida.
Cuando nuestros bienes, muebles e inmuebles, se multiplican o nuestras ventas aumentan cada dia y nos esforzamos por mantener una producción constante  entonces nos sentimos SEGUROS, confiados, felices y le encontramos sentido y sabor a la vida.

Cuando los clientes llegan a nuestro negocio, consumen, compran, se repiten y salen satisfechos de nuestro negocio y aun nos recomiendan con otros clientes y nos prefieren entonces nos sentimos SEGUROS, confiados, felices y le encontramos sentido y sabor a la vida.
Asi me sentía yo después de 28 años continuos de trabajo profesional  SEGURO, confiado, feliz y le encontraba sentido y sabor a la vida. Durante esos años siempre pase de una empresa buena a una mejor, con mejor salario y mejores prestaciones.

Pero un dia, el capitán se confió, algo salio mal...



...Fui despedido de la multinacional donde laboraba y los ingresos dejaron de fluir, pero los gastos, los pagos de energía, agua, gas y demás compromisos bancarios continuaron llegando. Y comenzó una prueba de varios meses, he aquí la cronología de mi prueba:

UN MES SIN TRABAJO, no hay problema, vacación forzada, estaba seguro que la experiencia adquirida y las referencias laborales serian suficiente para colocarme en un nuevo trabajo a la brevedad, además las amistades y los “conectes” con otros gerentes serian mas que suficiente para obtener un nuevo empleo.

CUATRO MESES SIN TRABAJO, ni las amistades, ni los “conectes”, ni  la experiencia había servido y no lograba colocarme en ningún trabajo, había enviado mas de 35 curriculum en 5 diferentes versiones (Gerente, Jefe de producción, Supervisor de Calidad, Vendedor, Técnico agrícola), llegue a varias entrevistas pero no hubo contratación, ¡ojo! la edad cuenta, mayores de 45 estamos fuera del mercado laboral, si eres mayor de 45 años cuida tu puesto de trabajo, si te despiden estas OUT…Fuera, Fuera de base, Fuera del mercado laboral.

"Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia, reconocelo en todos tus caminos, y él enderezara tus veredas" (Provervios 3:5-6)

SIETE MESES, dedique el tiempo a explorar en internet  FOREX, Markets.com, BursatilFX, tiendas online, encuestas online, solo encontré FRAUDE y mas FRAUDE. Y los pagos de energía, agua, gas y demás compromisos bancarios continuaron llegando.

DIEZ MESES, las cuentas de ahorro, las cuentas corriente están vacías, los sobre giros están a tope, sobrevivo con las tarjetas de crédito. Dejo de pagar la casa y otros créditos vigentes. Comienza el temor, angustia y la depresión.

DOCE MESES, los pagos de energía, agua, gas y demás compromisos bancarios continuaron llegando. Extañamente aparecen notificaciones de refinanciamientos, dinero inmediato, créditos preaprobados, los tomo para continuar sobreviviendo.

CATORCE MESES, las tarjetas de crédito se quedan sin saldo y un dia con solamente $3 en mis bolsillos me doy cuenta que “conmigo solo Dios”, ya no queda nada, todo escaseo, todo falta y los pagos de energía, agua, gas y demás compromisos bancarios continuaron llegando. El 7 de mayo de 2013 escribo una entrada que titulo "Sin ingresos, Sin trabajo y con muchas Deudas" .

QUINCE MESES, no he percibido ningún ingreso, sobrevivimos con el salario mínimo de mi esposa, he dejado de pagar la casa, los créditos y las tarjetas, he apagado el celular y he dejado de contestar el teléfono fijo, todas las llamadas son para cobrar. Crece la angustia el temor y la depresión. Decido escudriñar el canal ENLACE y el Canal 17, en este ultimo escucho el sermón “Nunca te Rindas” y entiendo por primera vez, luego de 28 años, que DIOS quiere enseñarme una lección de vida. Me pongo a cuentas con Él y me permito confiar en Él, "Señor has conmigo lo que tu quieras". Tengo todo el tiempo el mundo para leer la biblia y poner en práctica la oración.

"Porque los ojos del señor están sobre los justos, y sus oídos atentos a sus oraciones; pero el rostro del Señor está contra aquellos que hacen el mal" (1 Pedro 3:12)

DIECISÉIS MESES, Ya no es posible continuar escondiéndose del banco, las notas de cobro comienzan a llegar, me pongo a orar, hay que pagar la luz, el agua y el gas, escucho himnos y me pongo alabar. Intento mantenerme firme, pido fuerzas a Él y tengo la convicción que esta tormenta pronto pasara. 

Inesperadamente, luego de tener en venta, por 10 años, una pequeña propiedad, aparece una clienta interesada y con urgencia por comprar, hacemos la compra-venta, y venga a pagar todas las deuda, o parte de las deudas. “Señor que oportuno eres… comienzas a sorprenderme".

DIECIOCHO MESES, el remanente de la venta comienza a escasear, todavía me queda mi casa para vender, pero no, el Señor me sorprende nuevamente, después de muchas horas de oración, viene una oferta de empleo con un salario interesante y cerca de mi casa. !ALABADO SEA DIOS¡.

"El Señor estuvo a mi lado y me dio fuerzas, El Señor me librará de toda obra mala, y me preservará para su reino celestial (2 Timoteo 4:17-18)"

Ahora tengo un buen empleo, tengo vehículo asignado para mi uso y combustible, tomo decisiones y tengo en mis manos el crecimiento de una empresa agro industrial importante. Y para testificar sobre la casa nueva que Dios me regalo, les compartiré en una próxima entrada.

Cuando confiaba en mi experiencia laboral, en mis “contactos”, en mis cuentas de ahorro y mis bienes DIOS me mostró que todo eso es vano, no me sirve en situaciones difíciles, la confianza y nuestra seguridad debe estar puesta en Él, solamente en Él.

Amigo(a) si tu confianza esta en los bienes que posees, esta en la prosperidad de tu negocio, en el prestigio de tu empresa, en tu habilidad para los negocios, déjame decirte que todo eso es vano, un descuido puede hundir tu COSTA CONCORDIA, y caerás al piso con pocos dólares en tu haber y reconocerás que solo DIOS nos da la seguridad, la paz de una vida plena y feliz.

"Sea vuestro carácter sin avaricia, contentos con los que tenéis, porque El mismo ha dicho: NO TE DEJARE NI TE DESAMPARARE (Hebreos 13:5)".




"Yo fui joven, y ya soy viejo, y no he visto justo desamparado, ni a su descendencia mendigando pan" (Salmo 37:25)