martes, 7 de mayo de 2013

$IN INGRESOS, $IN TRABAJO Y CON MUCHAS DEUDA$.


Sirva esta entrada como el verdadero testimonio de mi vida en este momento, he perdido mi trabajo desde hace varios meses, no he podido pagar  la hipoteca de mi casa, el crédito que me serviría para cambiar mi vehículo, se ha consumido en los gastos de la casa y compra de la comida.

Sobreviví hasta hoy con las tarjetas de créditos, con la seguridad que pronto encontraría un nuevo trabajo...pero, no contaba con el requisito de la EDAD.


Todas las ofertas de empleo requieren personas menores de 35 años, algunas  menores de 45, y muy pocas no ponen restricciones a la edad.
Acudí, en cuanto fui notificado de mi despido, a los contactos, amigos de otras empresas en quienes confié y creí que a traves de ellos, por tener cargos gerenciales, rápidamente me colocaría en un nuevo empleo; ERROR, 10 meses después en nada me ayudaron. La palabra de Dios dice: "Mejor es confiar en Jehová que confiar en el hombre. Mejor es confiar en Jehová que confiar en los príncipes" (Salmos 118, 8-9).

A través de los periódicos puse muchas aplicaciones y he sido llamado a varias las entrevistas, pero ninguna ha fructificado, ha llegado la aflicción a mi vida, ha comenzado la escases, las llamadas de cobro del Banco cada 3 días no cesa, pagar los recibos de agua y demás servicios ya no es posible. La situación se volvió insostenible, mi esposa a pesar de que trabaja, su salario no nos permite salir con los gastos.

Este día me quede sin el cash necesario para comprar pan, la tormenta comienza arreciar en mi vida, me asusta, aflije mi alma y mi corazón, quebranta mi salud y la de mi esposa.

Me sostienen las promesas de Jehová, el Todo Poderoso, en quien he creído.

1. Él ha prometido ayuda en la adversidad: "Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti" (Isaías 43,2).

2. No todo esta perdido: "Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a sus propósitos son llamados" (Romanos 8,1).

3. Él promete pronta restauración: "Porque un momento será su ira, pero su favor dura toda la vida. Por la noche durará el lloro, y a la mañana vendrá la alegría" (Salmos 30,5).

4. Él promete escuchar y contestar nuestras oraciones: "Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias." (Fil 4,6).

Esta es mi prueba, tengo fé que tomado de Jesucristo todo saldra bien.
Y esta es la alabanza que me sostiene.