miércoles, 22 de mayo de 2013

EX-MILLONARIO GANA $40 MENSUALES...EN LA CARCEL


El ex-millonario de la fotografía creó en 1960 la firma de inversiones que lleva su nombre, Bernard Madoff Investment Securities, que asesoraba a grandes inversores particulares y a gestoras de fondos. Esta empresa ostentaba el récord de haber pagado beneficios superiores al 8% anual durante 72 meses consecutivos a sus clientes.

Madoff era, a sus 70 años, un sabio de Wall Street, pero además, era un buen donante de las campañas electorales del Partido Demócrata y un generoso filántropo. Junto a su esposa, Ruth, dirigía la Fundación Madoff, que en algún ocasión donó 19 millones de dólares al grupo voluntario Kav Lachayim para que trabajase en escuelas y hospitales de Israel. Entre sus posesiones, producto de su "éxito financiero" contaba con su apartamento de Nueva York, era dueño de una residencia de US$11 millones en Palm Beach, Florida, y de una propiedad de US$3 millones en Long Island, Nueva York.
La firma de Madoff fue investigada en muchas ocasiones, por la Comisión de Valores de EE.UU. Cuando se descubrió el fraude financiero, este alcanzó los 65.000 millones de dólares y lo convirtió en la mayor estafa llevada a cabo por una sola persona. Pero fue la recesión global de 2008-2009 la que efectivamente provocó la caída, los inversores, afectados por la crisis, trataron de retirar cerca de US$7.000 millones de sus fondos y Madoff  NO tenia y NO pudo encontrar el dinero para cubrir los pedidos, su liquidez era 200-300 millones de dólares solamente.


Madoff, hoy de 73 años, cumple una condena de 150 años de cárcel, su esposa Ruth cuyas posesiones han sido confiscadas por las autoridades estadounidenses, vive actualmente en Boca Ratón (Florida) en casa de su hermana. Ella se ocupa de realizar trabajo social, llevando comida a los minusválidos. Recientemente, se halló a Ruth conduciendo un coche viejo con un cartel que decía 'Entrega de comida a domicilio'.
En una entrevista reciente para CNN, Madoff  cuenta que ahora cobra $40 mensuales por “mantener limpios y asegurar que funcionan” los teléfonos y ordenadores de la cárcel, algo que en su opinión no entraña complejidad alguna y solo le ocupa unas “pocas horas” de su tiempo. Lejos quedan ya su vida de lujos, aupada en su prestigio como inversor, su yate, su apartamento de $7 millones en Manhattan, su lujosa casa de playa en Long Island y sus residencias en Florida y Francia.

Es común que la gente ponga su confianza mucho más en sus riquezas que en buscar a Dios, en Proverbios 18:11 dice:"Las riquezas del rico son su ciudad fortificada, y como muro alto en su imaginación". La palabra de Dios nos enseña que las riquezas materiales tienen importancia en si mismas, solamente en la medida de los Dones que nuestro Dios a otorgado a los que creen en Él, pero no son indispensables para nuestra vida en este mundo, ya que son pasajeras y perecederas; Bernard Madoff lo ha experimentado en carne propia.
Esta advertencia en Deuteronomio 8:11-17, es adecuada para cerrar esta entrada:
"Cuídate de no olvidarte de Jehová tu Dios …no suceda que comas y te sacies, y edifiques buenas casas en que habites, y tus vacas y tus ovejas se aumenten, y la plata y el oro se te multipliquen … y se enorgullezca tu corazón, y te olvides de Jehová tu Dios … No digas, pues, en tu corazón: Mi poder y la fuerza de mi mano me han traído esta riqueza." (Deuteronomio 8:11-17)